10 mayo, 2020

Ocho años de la sanción de la Ley de Identidad de Género Seguimos exigiendo su total cumplimiento y la Ley Integral Trans

Compartir noticias a tiempo

 

Desde la Defensoría LGBT del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, celebramos los ocho años de la Ley de Identidad de Género, que fue votada por unanimidad, sancionada el 9 de mayo de 2012 y promulgada por la entonces presidenta de la Nación Cristina Fernández, catorce días después, en la Casa Rosada. Fue otro gran paso en la igualdad legal. Una alegría que sentaba bases, pero que no alcanzaba con su sola existencia. Aún teníamos un largo trecho para llegar a la igualdad real para la cual, desde entonces, venimos trabajando incansablemente. 

Con un trabajo sostenido, logramos que se comience a aplicar la Ley de Identidad en todo el país y se avance en el acceso a la salud para personas trans a nivel nacional, presentamos proyectos de cupo laboral para personas trans en muchos lugares del país -finalmente aprobados en tantos de ellos-. Nuestra lucha constante, para que se cumpla con la Ley en todo el territorio nacional, nos impulsó más para avanzar en políticas públicas y en lo cultural que nos permitiera garantizar el acceso a todos los derechos para toda la comunidad trans, como el proyecto que presentamos por una Ley Integral Trans, con una propuesta que consta de un conjunto de políticas públicas que promueven el ejercicio pleno y en condiciones de igualdad de derechos para las personas trans, y contribuyen a garantizar el respeto de su dignidad y la inclusión a nivel cultural, económico, laboral, en el ámbito de la salud y de la educación, así como en otros ámbitos de su vida ciudadana.  

“Celebramos otro año más de una Ley que le cambió la vida a tantas personas. Argentina, con la Ley de Identidad de Género, es vanguardia en materia de derechos, resultado de una intensa lucha de las organizaciones LGBT+ y, esencialmente, del sostenido trabajo de lxs compañerxs de ATTTA Red Nacional y de Casa Trans. Sin embargo, el Informe “Crímenes de Odio a las personas LGBT+ en Argentina 2019”, elaborado por el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT -como los informes de los años anteriores-, sigue dando cuenta de la violencia que viven, cotidianamente, las personas LGBT+ en el territorio nacional, y en especial lxs compañerxs del colectivo trans: el 64 % de los casos corresponden a mujeres trans. Es el Estado el que debe reconocer, por medio de sus leyes, la histórica deuda que tiene con esta población. El impacto social y político, a partir de la Ley de Identidad de Género, es el reconocimiento de las personas trans en términos de políticas públicas y de su accesibilidad. Pero como no basta, fuimos por una Ley de Cupo Laboral y por una Ley Integral. Es un trabajo permanente, con políticas públicas, relacionadas a la diversidad sexual en todo el territorio nacional; es un camino que construimos desde la militancia de las organizaciones de la diversidad y de la sociedad civil, aunque entendemos que falta todavía mucho para alcanzar esa igualdad real que todxs queremos”, expresó Flavia Massenzio, Coordinadora de la Defensoría LGBT de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.

“Hemos avanzado mucho con la Ley de Identidad de Género. Hoy hay personas trans en la función pública, en los noticieros, en la cultura, en espacios de gran visibilidad. Sin lugar a dudas eso va a ayudar en la batalla cultural por la igualdad real. Es en ese sentido que necesitamos aprobar la Ley Integral Trans en la Ciudad de Buenos Aires y a nivel nacional para profundizar las políticas públicas de acceso a todos los derechos para las personas trans en todos los ámbitos, y así revertir la situación de extrema exclusión que viven todavía las personas trans en nuestro país”, expresó María Rachid, Titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.
Gracias por compartir "Noticias a tiempo"