Ataques a la libertad de prensa en sus países de origen

Comienza

Muchos de los periodistas de SWI swissinfo.ch también han ejercido su profesión en países donde la presión sobre la libertad de prensa es alta.

Algunos han experimentado lo que significa trabajar en un panorama mediático sin libertad.

Mientras realizaban su trabajo, nuestros periodistas se encontraron con policías incrédulos que se burlaban de ellos cuando invocaban el principio de acceso público en Túnez o tuvieron que experimentar lo que puede desencadenar una sola pregunta crítica a Vladimir Putin.

Además de la perspectiva de México y China, tampoco queremos excluir a Suiza: Marie Maurisse y François Pilet, de Gotham City, describen los conflictos jurídicos que supone informar sobre la delincuencia de cuello blanco en Suiza.

Elena

foto Amal

Mostrar más

Amal Mekki: Mi batalla contra las autoridades tunecinas y el precio de la verdad 

Este contenido fue publicado en03 may. 2024  Tras una victoria judicial contra el Ministerio del Interior en 2018, nuestra reportera era optimista sobre el acceso a la información en Túnez. Desde entonces ha visto que una sentencia judicial no…leer más Amal Mekki: Mi batalla contra las autoridades tunecinas y el precio de la verdad 

30 años de censura y ataques al periodismo

Patricia Islas, México

Patricia Islas
 Patricia Islas swissinfo.ch

Cuando empecé a trabajar como periodista en 1987, me encontré inmersa en la censura mexicana. “Prohibido criticar la política nacional” era la norma explícita en la televisión privada. Los periodistas de investigación sólo teníamos una ventana: sostener un espejo ante la situación nacional utilizando los ejemplos de otros países: Cómo unas pocas familias controlaban los hilos en ciertos países de Centroamérica o cómo se producían los crímenes de lesa humanidad en la antigua Yugoslavia en esa Europa de principios de los noventa.

En aquella época era un secreto a voces en México que la televisión estaba censurada. Me ofrecieron ser reportera de política nacional en un periódico que prometía mayor libertad. Acepté. Pero incluso así, muchas trabas a la libertad de expresión subsistieron.

Se acercaban las elecciones de 1994 y me asignaron una misión especial en mi nuevo periódico: debía seguir de la mañana a la noche a un político que más tarde se convertiría en el candidato del partido en el poder durante décadas. Poco después supe que no podía publicar nada al respecto, solo debía informar a mis superiores. Esa no era mi idea del periodismo y enfermé del estrés de seguirlo sin tregua.

Unas semanas después de mi dimisión, hubo un atentado contra aquel que ya se había convertido en candidato presidencial.

Este asesinato sacudió la política mexicana y marcó el inicio del dominio del crimen organizado en México. Se produjo una redistribución del poder político y del poder en los medios de comunicación: ya no era solamente el Estado, sino los propietarios detrás de las empresas de comunicación quienes ejercían la censura, en función de sus intereses y preferencias políticas.

Treinta años después de mi salida de México, difícilmente se puede trabajar con más libertad en México. El Estado paralelo del crimen organizado mata impunemente a mis colegas si no les gusta lo que escriben. Cuatro periodistas fueron asesinados en México en 2023. Y en 2024 se espera un aumento de la violencia contra los periodistas. Es año electoral.

“Con dos asesinatos mataron al medio de información”

Este contenido fue publicado en14 sept. 2022  México, una democracia emergente considerada entre las más peligrosas para el ejercicio periodístico. Testimonios.leer más “Con dos asesinatos mataron al medio de información”

Cómo se obliga a los corresponsales extranjeros a abandonar el país 

Redacción china

China, segunda economía mundial con 1.400 millones de habitantes, es obviamente atractiva para los corresponsales extranjeros. Suiza, en cambio, con sus pocas crisis y su elevado coste de la vida, no resulta tan interesante.

Como periodistas de China, a menudo nos sorprende la buena disposición de las autoridades suizas para responder a todas las preguntas y proporcionar información a los periodistas extranjeros. Las autoridades federales y cantonales suizas, las instituciones académicas y de investigación, las universidades y las empresas multinacionales suelen compartir ampliamente su información con los corresponsales extranjeros establecidos aquí.

En China, sin embargo, la situación está empeorando. A raíz de las actuales tensiones geopolíticas, algunos países -China en particular- se están volviendo más hostiles hacia los periodistas extranjeros. Les niegan legitimidad, les prohíben la entrada en el país o los denigran calificándoles como portavoces enemigos y amenaza para la seguridad nacional; o simplemente les tildan de difusores de noticias falsas. China recurre al “chantaje de los visados” para impedirles realizar su trabajo.

Durante la pandemia de coronavirus, China ha endurecido las restricciones, el acoso y los obstáculos contra los periodistas extranjeros y sus fuentes.

Corresponsales de numerosos medios de comunicación extranjeros en China, entre ellos la televisión pública suiza RTS, fueron detenidos brevemente mientras cubrían las manifestaciones contra la política de Covid cero en Shanghai. Un periodista de la BBC fue incluso golpeado.

Muchos corresponsales internacionales se vieron obligados a abandonar China e informar sobre el país desde el otro lado de la frontera, por ejemplo desde Singapur o Taipei, la capital de Taiwán.

Mostrar más

Taiwan

Mostrar más

Cómo informar sobre China desde fuera

Este contenido fue publicado en09 mar. 2023  Las autoridades chinas han expulsado a los periodistas extranjeros. Muchos se han trasladado a Taiwán, pero ¿cómo se puede informar sobre un país cuando no se está allí?leer más Cómo informar sobre China desde fuera

Por otra parte, los corresponsales extranjerosEnlace externo en Suiza gozan de buena reputación desde los años sesenta. La independencia profesional de los periodistas extranjeros suele respetarse, al igual que su derecho a la información, su derecho a la crítica y su función de otorgar una perspectiva crítica vista desde sus experiencias en el exterior del país.

La información también tiene precio en Suiza

Marie Maurisse y François Pilet, fundadores del medio suizo Gotham City, colaborador habitual de SWI swissinfo.ch

Francois Pilet y Marie Maurisse.
 Francois Pilet y Marie Maurisse. KEYSTONE/DOMINIC STEINMANN

Afortunadamente, como periodistas en Suiza, no nos enfrentamos a la amenaza de puñetazos o pistolas, pero sí a demandas judiciales. Desde la fundación de Gotham City en 2017, nos hemos enfrentado a una decena de demandas. La mayoría de ellas se presentaron en virtud del artículo 28 del Código CivilEnlace externo. Este protege la “personalidad”.

Por lo tanto, nuestros oponentes no nos acusan de difamación. Gotham City se refiere sistemáticamente a documentos jurídicos públicos o a los que tenemos acceso como periodistas. Obtener información es un trabajo duro.

Pero las personas mencionadas en nuestros artículos no quieren ser nombradas, quieren permanecer en el anonimato – no necesitan dar su identidad porque no son lo suficientemente conocidas como para que su identidad sea de interés público. Esta es siempre una cuestión que debe decidir el poder judicial.

Ahora mismo, por ejemplo, un exbanquero acusado de haber evadido decenas de millones de francos al fisco suizo quiere impedir la publicación de un artículo sobre él. Nosotros, en cambio, estamos convencidos de que esa información es de interés público. Se espera pronto una sentencia en este caso.

Para un medio independiente como Gotham City, esta lucha por la información tiene un precio: varios miles de francos al año. Eso es lo que tenemos que gastar en gastos judiciales y legales. Desde hace casi dos años, la asociación batfund.chEnlace externo recauda dinero para ayudarnos con nuestros gastos judiciales. No somos los únicos en Suiza que sufrimos estos “procesos mordaza”. Varias ONG, como Amnistía Internacional, lo han denunciado. Sin embargo, la mayoría política del ParlamentoEnlace externo no quiere ninguna mejora.

Historia previa

¿Y si cubrimos las elecciones priorizando a los votantes y no a los candidatos?

Siguiente Historia

Xi Jinping inicia en Francia su primera gira europea desde 2019

Cronos Noticias a Tiempo