GDS Radio logo oficial

00:00:00

Cronos Mar del Plata

Si no somos inteligentes, la ciencia y la ingeniería serán la coartada para justificar malas decisiones

La pandemia nos ha mostrado que ni la ciencia ni la ingeniería son capaces, por sí solas, de solucionar un problema en tiempo real cuando la crisis es global, cuando las intervenciones locales son costosas y de efecto limitado, cuando hay que actuar sin tener toda la información.

General Sinc 30 de diciembre de 2021
Si-no-somos-inteligentes-la-ciencia-y-la-ingenieria-seran-la-coartada-para-justificar-malas-decision

La ciencia intenta comprender el mundo; la ingeniería, resolver problemas. Son probablemente las herramientas más poderosas creadas por los humanos. Para lo bueno y para lo malo. Nos permiten ir más allá de nosotros mismos, como diría José Antonio Marina.

Las dos son aproximaciones profundamente humanas a la realidad, sin jerarquía intelectual entre ellas: la una no vale más que la otra. Las dos son compatibles y se necesitan mutuamente. Pero no son iguales, sus productos son distintos. Han construido edificios filosóficos diferentes para relacionarse con el mundo: la ciencia para comprenderlo, la ingeniería para actuar sobre él.

 
A pesar de nuestra comprensión limitada, las vacunas evitan muertes y secuelas de por vida; limitan el impacto de la infección; protegen a los miembros más débiles de la comunidad y todo esto, también para la covid-19

 
 
 
 
La práctica de la medicina no es una ciencia; es una ingeniería del cuerpo, que busca resolver el problema de curar al paciente. La analogía puede ser la construcción de un puente: lo que queremos es tenderlo de un lado al otro y, para ello no necesitamos comprender el fundamento molecular de la elasticidad del hormigón. Claro que hay investigación y ciencia médicas, pero en la práctica médica —como en la construcción, como en la ingeniería—, un conocimiento que resuelve el problema es suficiente.

La vacunología tampoco es una ciencia. La comprensión de los mecanismos inmunitarios va muy por detrás de la práctica en el diseño y la utilización de las vacunas. Ha sido así desde la vacuna contra la viruela. En realidad no sabemos bien por qué unas vacunas funcionan muy bien y otras no, ni cuál es el tiempo ideal entre dosis de refuerzo, ni si es mejor vacunar a todo el mundo o administrar varias dosis de refuerzo a los más susceptibles.

Pero, a pesar de nuestra comprensión limitada, las vacunas son para muchas enfermedades la primera y la más importante línea de defensa: evitan muertes y secuelas de por vida; cuando no la previenen, limitan el impacto de la infección; protegen a los miembros más débiles de la comunidad. Y todo esto, también para la covid-19.

 
Predecir no quiere decir comprender. No nos ha hecho falta comprender en profundidad el proceso de salado del jamón para hacer guijuelos y jabugos

 
 
 
 
No sabemos, porque comprendemos poco. Pero ni siquiera sabemos por qué comprendemos poco. Hemos acumulado montañas de datos sobre muchas vacunas, y los empleamos para hacer modelos e intentar predecir lo que podría funcionar. Y en este ir a tientas estamos, en los bordes de lo que conocemos —una vela en la oscuridad, diría Carl Sagan— intentando ver por dónde continuar. Ahora bien, predecir no quiere decir comprender.

Dulcinea, datos y decisiones
Un ejemplo operacional —uno entre miles— lo tenemos en el curado del jamón: conocemos las condiciones óptimas de salado, humedad y temperatura —Dulcinea tenía la mejor mano de toda La Mancha para salar puercos—, pero no sabemos muy bien qué pasa en el proceso. Ni falta que nos ha hecho, históricamente, para hacer guijuelos y jabugos.

Otro ejemplo, estadístico esta vez: las funciones matemáticas que describen el comportamiento de un conjunto de átomos radiactivos nos dicen que el sudario de Turín es medieval, pero observar un único átomo radiactivo no nos da pista alguna sobre cuándo se va a descomponer.

También conviene recordar que los datos son necesarios, pero no suficientes para tomar una decisión informada. La proporción de personas vacunadas que pueden ser (re)infectadas por la variante ómicron, o la edad de las personas infectadas, son datos. Pero necesitamos transformarlos en información: obtenerlos estandarizados y en gran número, conectarlos, cruzarlos, construir con ellos modelos, hacer predicciones, concebir intervenciones en salud pública. Quizá proponer soluciones al problema de la pandemia. Después, quizá, comprender.

 
Si somos inteligentes, la ciencia y la ingeniería serán parte de la solución. Si no lo somos, serán la coartada para justificar malas decisiones. O se convertirán en el chivo expiatorio

 
  
Esta pandemia ha puesto en evidencia lo poco que comprendemos sobre los estilos de vida de los virus. Pero nos ha mostrado, sobre todo, que ni la ciencia ni la ingeniería son capaces, por sí solas, de comprender el mundo ni de solucionar un problema en tiempo real cuando la crisis es global, cuando las intervenciones locales son costosas y de efecto limitado, cuando hay que tomar decisiones sin tener toda la información.

Habrá sin duda más crisis a las que los humanos tendremos que hacer frente en los próximos treinta años. Si somos inteligentes, la ciencia y la ingeniería serán parte de la solución. Si no lo somos, serán la coartada para justificar malas decisiones. O se convertirán en el chivo expiatorio, culpables de haber hecho posible que la humanidad recorra el camino hasta el borde del precipicio.

Te puede interesar

¿CÓMO PUDO SURGIR DE LA NADA EL BIG BANG?

Algunos cosmólogos creen que hubo un universo oscuro y vacío, muy similar al que habrá en un futuro lejano, que podría haber estado en el origen de nuestro propio big bang

Big-Bang-950x662

Artaza liga la "esperanza" que dio la recuperación democrática con que llegue el fin de la pandemia

El humorista Nito Artaza encabeza este verano junto a su pareja Cecilia Milone, el espectáculo "Los 80 están de vuelta", en su vuelta al Teatro Astral de Mar de Plata, con una propuesta que reúne géneros como la revista, la comedia y el musical para traer al presente a algunos de los protagonistas de "una época muy creativa" y trazar un paralelismo entre la "esperanza" de la recuperación democrática y el fin de la pandemia.

artaza-milone

Rescatan a un andinista que cayó al vacío en Mendoza mientras escalaba

Un andinista de 47 años cayó al vacío mientras escalaba en Tunuyán, en la provincia de Mendoza, y tuvo que ser rescatado por una patrulla de Gendarmería que logró trasladarlo a un hospital donde permanece con heridas de consideración pero fuera de peligro, informaron hoy voceros de la fuerza.

22-01-2022_ac7bf425bbf0c02fdb3c6dd380e1d689

El discreto encanto de los anticuarios de libros

A pesar de la desaparición de muchos anticuarios de libros suizos, el oficio sigue vivo en el país alpino. Algunos libreros de Ginebra, Basilea y Zúrich nos han permitido acercarnos a este exclusivo negocio, en el que todavía rige un código de caballeros.

swi_che_0921_antique_books_06

Aerolíneas Argentinas transportó más de 460 mil pasajeros en la primera quincena de enero

Desde enero, la empresa paso de cuatro a cinco frecuencias semanales a Madrid: los domingos, martes, miércoles, viernes y sábados con horario de salida a las 23.55. Los regresos se producen al día siguiente desde el Aeropuerto Internacional de Barajas a las 19.50 y arribo a Ezeiza a las 4.00. El nuevo esquema diario mantendrá los mismos horarios de salida y llegada.

Aerolineas-Argentinas-1
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.