GDS Radio logo oficial

Cronos Mar del Plata

Teletrabajo: ¡No más desplazamientos!

La crisis del coronavirus ha convertido el teletrabajo en un fenómeno de masas. Mucha gente ha optado por trasladarse al campo, independientemente de su lugar de trabajo. Pero, ¿qué impacto tiene esto en la demografía suiza?

General Sibilla Bondolfi 22 de febrero de 2022
435814667_highres

El responsable de planificación territorial Paul Schneeberger y el urbanista Joris Van Wezemael han escrito un libro sobre cómo la crisis del coronavirus ha aumentado una mayor descentralización y reducido los desplazamientos. En su opinión, la pandemia ha sido el factor decisivo. Ha surgido una revolución, tan significativa como pudo ser en su momento la invención del automóvil.

 ¿Estamos en un punto de inflexión?.

Joris Van Wezemael: La crisis del coronavirus ha provocado un cambio fundamental. Gracias al teletrabajo, la gente trabaja en el mismo lugar en el que vive. No obstante, esta revolución tecnológica no es algo nuevo, surgió hace ya diez años. La diferencia es que el teletrabajo se ha convertido hoy día en una realidad cotidiana.

¿Coincidirá el fin de esta pandemia con el fin del teletrabajo?

Van Wezemael: Según estudios y encuestas, el cambio será sostenible. En el futuro, la mayoría de nosotros trabajaremos entre uno y tres días a la semana en casa. Se acabó la vuelta a la normalidad en el sentido de estar al 100% en la oficina.

Paul Schneeberger: Lo más importante de esta pandemia es lo que han evidenciado los hechos. Ya nadie puede decir que el teletrabajo no funciona. Casi el 40% de los trabajos pueden realizarse desde casa.

Pero si la gente se traslada al campo y deja de desplazarse, ¿no aumentará eso la expansión urbana en Suiza?

Schneeberger: Eso ya es un hecho. En los últimos años hemos visto un fuerte aumento del empleo en las ciudades. Sin embargo, demográficamente la población ha crecido principalmente en las zonas rurales o semirurales. La pandemia no ha hecho más que acentuar esa tendencia. Se ha ha puesto de relieve un fenómeno que llevaba varios años produciéndose.

Por lo tanto, nada ha cambiado, excepto que la gente ahora se desplaza menos.

Schneeberger: Exactamente.

Van Wezemael: Este proceso de expansión urbana se ha visto a menudo como una desventaja. Sin embargo, la crisis ha demostrado que podemos utilizar lo que tenemos a mano de forma más sostenible. Con el teletrabajo pasamos más tiempo en casa y hacemos las compras en nuestro barrio en lugar de ir en coche al centro. El atractivo de la ciudad ha disminuido. Debido a esa movilidad menor, la vida descentralizada se ha convertido en una forma más sostenible. Tenemos que cambiar nuestra forma de ver lo que ya se ha construido.

Schneeberger: Lo que antes era solo un domicilio, ahora se está convirtiendo en un lugar para vivir.

¿Qué significa eso?

Schneeberger: Si pasamos más tiempo en casa, el comercio local se revitaliza. Por ejemplo, se evita comprar de camino al trabajo. La gente se queda en su entorno. Va a su centro de fitness en el barrio, etc.

Van Wezemael: Por supuesto, eso no siempre es evidente. Tenemos que avanzar hacia ese modo de vida más descentralizado frenando las tendencias que no son sostenibles hoy en día. Por ejemplo, el deseo de alquilar pisos más grandes para tener una habitación extra donde poder instalar el despacho de trabajo. Como sociedad y como política, debemos plantearnos esas cuestiones.

Trabajar desde el dormitorio puede ser embarazoso. Una habitación extra podría ser útil. ¿Cuál es el problema?

Schneeberger: Una alternativa sería imaginar diferentes pisos con habitaciones que se alquilen por días o por horas para poder trabajar en tu propio barrio. Los espacios de oficina compartidos deberían estar disponibles cerca de donde uno vive. Ese tipo de espacios (co-working) ya están muy extendidos, no solo en las ciudades, sino también en lugares más periféricos como puede ser Meiringen o Scuol, por ejemplo.

349234820_highres¿La inteligencia artificial es realmente tan inteligente como creemos?

¿Qué política debe seguir la planificación territorial?

Schneeberger: Debe adaptarse a la nueva realidad. La pandemia ha dejado fuera de juego lo que se conoce como viviendas tradicionales. Actualmente debemos pensar en cómo se abordarán las zonas residenciales que se convierten simultáneamente en zonas de trabajo. Sería necesario y fundamental que se regule, ya que esas zonas mixtas podrían convertirse en algo común.

Van Wezemael: Habría que repensar también los espacios verdes. Los bosques que rodean las ciudades ya no constituirán un límite paisajístico, sino que pasarán a ser un Central Park en beneficio de las comunidades circundantes.

¿No es ya Suiza un país  descentralizado con sus numerosos desplazamientos?

Schneeberger: Así es. Países como Suiza o los Países Bajos están predestinados a construir redes descentralizadas. Podríamos decir que Suiza ya es de por sí como una ciudad descentralizada, con una población comparable en número a la de Nueva York. Sin embargo, el caso de Alemania es muy diferente, tratándose de un país colmado de llanuras. Lo mismo ocurre con Estados Unidos y Canadá.

Van Wezemael: Gracias a su prosperidad y a su federalismo, Suiza cuenta con una buena infraestructura, incluso en sus valles más remotos, en términos de transporte y también respecto a la recogida y eliminación de residuos. En comparación con otros países, Suiza apenas tiene zonas desiertas. Todo lo contrario de lo que ocurre en Estados Unidos, donde la brecha entre las ciudades y el campo es enorme.

¿Se impondrá el teletrabajo también en los países pobres?

Van Wezemael: Esta crisis nos ha enseñado que esta forma híbrida de trabajo conduce a una mayor productividad. Una mezcla de trabajo en casa y en la oficina debería convertirse en la norma. En otros lugares, especialmente en los países pobres, el teletrabajo es una oportunidad para el desarrollo del mercado laboral, ya que las barreras geográficas se rompen gracias a la videoconferencia.

Schneeberger: No obstante, para un país con salarios altos como Suiza, eso también puede ser un riesgo. Pero volvamos a la planificación territorial. Suiza se ha ido desarrollando de forma descentralizada mucho antes de esta crisis. Se ha construido más en zonas rurales que en las ciudades. Y en el futuro seguirá siendo así. El teletrabajo contribuirá a ello.

¿Así que no habrá más atascos ni aglomeraciones en trenes de cercanías, aunque haya más gente viviendo en el campo?

Schneeberger: Bueno, en un mundo ideal así debería ser. Menos atascos y trenes menos llenos (risas).

Te puede interesar

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.