Cronos Mar del Plata

El Papa pidió reunirse con Putin en Moscú pero aún no tiene respuesta

El Papa pide "corredores humanitarios en Mariupol"

Mundo Por: Guillermo Sammartino 03 de mayo de 2022
FranciscoPutin-Noviembre2013_POOLCATHOLICPRESSPHOTO_100615

El papa Francisco reveló que ha pedido viajar a Moscú para reunirse con el presiente ruso, Vladimir Putin, para pedirle que detenga la guerra en Ucrania, pero que aún no ha recibido respuesta, en una entrevista que publica este martes el diario Corriere della Sera.

El Papa explicó que mientras que sí ha conversado con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, aún no ha hablado con Putin, de quien recibió una llamada en diciembre por su cumpleaños. El pontífice, que realizó una visita sin precedentes a la embajada rusa cuando comenzó la guerra, señaló al periódico que, a las tres semanas de iniciado el conflicto, pidió al máximo diplomático del Vaticano, Pietro Parolin, que enviará al presidente ruso el mensaje de que estaba dispuesto a ir a Moscú.

El papa Francisco admitió hoy que "sufre y llora" al pensar en el sufrimiento de la población ucraniana y pidió que se habiliten corredores humanitarios para la devastada ciudad ucraniana de Mariupol.
    "Hoy comienza el mes dedicado a la Madre de Dios, quisiera invitar a todos los fieles y comunidades a rezar cada día de mayo el rosario por la paz. El pensamiento va inmediatamente a la ciudad ucraniana de Mariupol, ciudad de María", dijo el pontífice en el rezo del Regina Coeli.
    “Renuevo el pedido de que se establezcan corredores humanitarios seguros para las personas atrapadas en la acería de esa ciudad", exhortó.
    Luego dirigió sus pensamientos a Ucrania, "especialmente a la mayoría de las personas débiles, a los ancianos, a los niños".
    "Incluso hay noticias terribles de niños expulsados ??y deportados", dijo. 
    Jorge Bergoglio se preguntó si realmente existe la voluntad de buscar la paz en Ucrania y pidió no ceder a la "lógica de la violencia".
    "Mientras asistimos a un macabro declive de la humanidad, me pregunto, junto con muchas personas afligidas, si realmente están buscando la paz, si existe la voluntad de evitar continuar la escalada militar y verbal, si están haciendo todo lo posible para que las armas sean silenciadas", sostuvo.
    "Por favor, no se rindan a la lógica de la violencia, a la perversa espiral de las armas. Tomen el camino del diálogo y de la paz. Oremos", pidió.
    También, el Papa se refirió al Día Internacional del Trabajo.
    "Hoy se celebra al trabajo. Que sea un estímulo para renovar el compromiso, para que en todas partes y para todos el trabajo sea digno y que, desde el mundo del trabajo, venga la voluntad de hacer crecer una economía de paz”, dijo Jorge Bergoglio.
    "Me gustaría mencionar a los trabajadores muertos en su lugar de trabajo. Una tragedia muy extendida, quizás demasiado", agregó.
    Luego, recordó que el 3 de mayo es el Día Mundial de la Libertad de Prensa, patrocinado por la Unesco.
    "Rindo homenaje a los periodistas que pagan en persona para servir a este derecho. El año pasado, en el mundo hubo 47 asesinados y más de 350 encarcelados. Un agradecimiento especial a muchos de ellos que con coraje nos informan sobre las plagas de la humanidad", expresó.
    El Papa invitó a los cristianos a dejar de "sentir pena de sí mismos".
    "Nos puede pasar también a nosotros, por cansancio, por decepción, quizás por pereza, por olvidar al Señor y descuidar las grandes elecciones que hicimos, para conformarnos con otra cosa", advirtió.
    "Por ejemplo, no pasan tiempo hablando entre ellos en familia y prefieren los pasatiempos personales; se olvidan de la oración y se dejan tomar por sus propias necesidades; se descuida la caridad, con la excusa de las emergencias diarias. Pero, al hacerlo, nos encontramos decepcionados", se explayó.
    Y luego “cuando en la vida tenemos las redes vacías, no es tiempo de compadecernos de nosotros mismos, de divertirnos, de volver a los viejos pasatiempos Es hora de volver a partir con Jesús, de encontrar el coraje, para empezar de nuevo, para volver a emprender el camino con él", agregó.
    "Hoy estamos invitados a un nuevo impulso, a sumergirnos en el bien, sin el miedo a perder algo, sin calcular demasiado, sin esperar a que comiencen los demás”, prosiguió el Papa.
    “Porque para ir al encuentro de Jesús hay que desequilibrarse”, concluyó.

Te puede interesar