Cronos Mar del Plata

EL CAMBIO CLIMÁTICO NOS ROBA HORAS DE SUEÑO

El aumento de las temperaturas globales está provocando una ola de insomnio y horas de sueño perdidas en todo el mundo

Curiosidades Por: Guillermo Sammartino 24 de mayo de 2022
girl-3231843_1280-950x633

El cambio climático pone en peligro a la humanidad por el aumento de las sequías, la pérdida de cosechas y las tormentas y otros fenómenos meteorológicos extremos. Pero las temperaturas globales también pueden afectar a nuestro bienestar de formas más insidiosas. Los científicos están empezando a explorar la relación entre el cambio climático y el sueño humano, partiendo de la premisa de que el aumento de las temperaturas ambientales está afectando a la calidad de nuestro descanso. Un nuevo estudio publicado en la prestigiosa revista Cell indica que ya pueden estar costándonos decenas de horas de sueño al año.

Todos conocemos el desasosiego que conlleva pasar una noche dando vueltas en la cama bajo un calor sofocante. Por encima de los 26º resulta difícil conciliar el sueño, ya que el organismo se activa para intentar enfriarse. Un sueño ligero e interrumpido puede ser aceptable durante unas vacaciones en un lugar cálido, pero si se hace constante tiene un impacto significativo en nuestra salud.

En los últimos años, diversas investigaciones relacionan los malos hábitos de sueño con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, demencia, obesidad, cáncer y una vida más corta. Mientras tanto, las temperaturas globales siguen aumentando, y el año pasado se situaron en torno a 1,11 °C por encima de los niveles preindustriales, siendo los últimos siete años los más cálidos registrados desde que hay datos.

Los estudios de observación y los datos de las encuestas han sugerido previamente que el calor por la noche puede afectar a la calidad del sueño. Los autores de este nuevo estudio han recurrido a los datos mundiales sobre el sueño recogidos mediante pulseras de seguimiento con acelerómetro que llevaban más de 47.000 adultos en 68 países, que abarcan todos los continentes excepto la Antártida. Es la primera prueba a escala planetaria de que las temperaturas por encima de la media afectan negativamente al sueño humano.

La forma en la que la temperatura interfiere con el descanso es principalmente al retrasar el momento en que la gente se duerme y al adelantar el momento en que se despierta cuando hace calor. Estas son las conclusiones tras el análisis de los datos, que incluían siete millones de registros nocturnos de sueño, descubriendo que en las noches muy cálidas, con temperaturas superiores a los 30 °C, el sueño disminuía una media de algo más de 14 minutos.

En promedio, los autores calculan que las personas pierden 44 horas de sueño al año debido a las temperaturas nocturnas elevadas, que también hacen que experimenten alrededor de 11 noches de sueño alterado. Los más afectados fueron los habitantes de los países con menores ingresos y las personas mayores, mientras que la pérdida de sueño fue marginalmente mayor para las mujeres que para los hombres.

Debido a este desequilibrio y a la conclusión de que la pérdida de sueño debida al cambio climático se sentirá de forma desigual en todo el mundo, los científicos afirman que las investigaciones futuras deberían centrarse en las poblaciones vulnerables que viven en las regiones más cálidas y a menudo más pobres del mundo.

REFERENCIA

Te puede interesar

La ciencia desvela por qué las tortugas viven tanto

La revista Science publica esta semana dos estudios independientes sobre envejecimiento y longevidad en reptiles. Ambos trabajos afirman que el deterioro progresivo de las funciones corporales con la edad no es inevitable para todos los organismos. Eso sí, esto no significa que sean inmortales.

La-ciencia-desvela-por-que-las-tortugas-viven-tanto