Cronos Mar del Plata

Canícula, séptima ola de COVID-19 y escasez de personal: "verano de todos los peligros" para los trabajadores de hospitales públicos en Francia

En Francia, cerca de 130 servicios de urgencias se encuentran en graves dificultades, principalmente por falta de personal y camas, según el sindicato Samu-Urgences de France (SUdF).

Mundo France Info 19 de julio de 2022
phpBywFN0

Nathalie Cantié, enfermera de la plataforma técnica de cardiología y urgencias del hospital de Carcasona (Aude), advierte desde hace varias semanas que una nueva base de pacientes consulta el establecimiento. Según esta representante del personal de la CFDT, esto ha provocado un aumento del 15% en los ingresos hospitalarios desde junio. Esta quincuagenaria, que trabaja en el hospital de Carcassonne desde hace veinte años, recuerda a un paciente de 70 años que se puso mal en su piscina en pleno sol a las cinco de la tarde. El calor provoca "una carga adicional en los servicios de urgencias, con repercusiones en los servicios", explica.

El hospital de Carcasona es uno de los 127 establecimientos sanitarios franceses cuyos servicios de urgencias se encuentran en graves dificultades, según una lista elaborada por el sindicato Samu-Urgences de France (SUdF), que franceinfo ha podido consultar. Según la lista, cerca del 90% de los hospitales sometidos a estrés carecen de personal médico, mientras que el 47% se enfrenta a una escasez de auxiliares de enfermería, enfermeros o personal administrativo, entre otros. Ante una nueva ola de calor en Francia -en paralelo a la séptima ola de COVID-19-, muchos cuidadores de estos centros de crisis están preocupados.

100610569_gordo1Obesidad en adolescentes debe de tratarse a partir del funcionamiento cerebral

"No sé cómo vamos a pasar el verano
En el hospital general de Oloron-Sainte-Marie (Pirineos Atlánticos), Angélique Lebrun, secretaria de la CGT, realiza su trabajo sindical a tiempo parcial en su tiempo libre este verano: debido a las "necesidades" actuales, ha vuelto a trabajar a tiempo completo como auxiliar de enfermería en el departamento de larga estancia. En esta unidad, una enfermera está actualmente a cargo de 37 camas, "y rotamos con enfermeras de otros departamentos", advierte la sindicalista. Su servicio acoge a pacientes que ya no pueden permanecer en una residencia de ancianos, personas en cuidados paliativos y pacientes con discapacidades físicas o mentales. Pero "¿cómo podemos atender a las personas mayores si no tenemos el personal necesario?

El director del hospital, Frédéric Lecenne, explica a franceinfo que la principal dificultad del hospital es la falta de médicos. "Para el mes de agosto, tenemos casi un 30% de plazas de médicos sin cubrir". En el departamento de geriatría, la mitad de las camas se cerrarán la próxima semana por falta de un médico. "Desde hace tres semanas, hemos reducido nuestra capacidad total de camas en un 20%", dice el director del hospital.

"La prioridad es la línea de estructuras móviles de emergencia y reanimación. Cuando el médico (de urgencias) se va, el equipo paramédico y un anestesista se quedan, pero ya no hay un médico en el servicio de urgencias del hospital".

5CWHQK3MUJG2ZBFDUMF4LGY66IRevelaron cuáles son las vacunas contra el COVID-19 cuya protección dura tres veces más que otras

El establecimiento funciona con más de un 60% de médicos de sustitución, y la situación en las urgencias es especialmente crítica. "Deberíamos tener 11 médicos, pero de momento solamente hay dos", debido, entre otras cosas, a los paros laborales. Según Angélique Lebrun, la actividad de este departamento, que debía cerrar en mayo, se mantuvo gracias a "la solidaridad de los médicos suplentes que hicieron turnos". Desde entonces, el servicio de urgencias de Oloron-Sainte-Marie "funciona muy mal", dice la auxiliar de enfermería. Por ejemplo, hubo un médico la noche del 11 al 12 de julio, pero no hubo médico del 7 al 8 de julio.

"Desde las 5 de la tarde, el pasillo de urgencias está lleno", explica Agnès, auxiliar de enfermería del servicio de urgencias de adultos del Hospital Universitario de Burdeos, a primera hora de la tarde del 11 de julio. Este establecimiento, al igual que el hospital de Oloron-Sainte-Marie, son de los 127 centros de salud cuyos servicios de urgencias están especialmente presionados. "Hay un médico con un interno. Con las camas inoperantes en las plantas, no podemos mover a los pacientes", dice esta auxiliar de cuidados de 51 años y activista de Force Ouvrière. En su profesión, el absentismo llega al 17%, dice. "El cansancio me está afectando, no sé cómo vamos a pasar el verano".

 

 

"Creo que perderemos algunos pacientes".

a franceinfo

"A medianoche, las puertas de las urgencias están prácticamente cerradas, salvo para las urgencias vitales", prosigue Pascal Gaubert, secretario de Force Ouvrière en el Hospital Universitario de Burdeos. Añade que los médicos de la ciudad venían a ayudar desde las 5 de la tarde hasta la medianoche debido a la falta de personal. El sindicalista teme la manera en que evolucionará la situación en las próximas semanas, entre las vacaciones de los cuidadores, el personal afectado por COVID-19 y esta ola de calor. "Es el verano de todos los peligros".

"El personal será retirado. Y el personal volverá".
En la sala de urgencias del Pellegrin de Burdeos, tanto los cuidadores como los pacientes se ven directamente afectados por las altas temperaturas del exterior. La sala no tiene aire acondicionado, solamente ventiladores. Imagínate, se registran ahí cerca de 34°C", dice Agnes. Salgo del trabajo y estoy sudando. Durante la ola de calor de junio, "tuvimos que ir a pedir ventiladores y humidificadores para refrescar a los pacientes. Pero con esta nueva ola de calor, a Agnes le preocupa que los pacientes se deshidraten en urgencias, por no hablar de la posible afluencia de personas afectadas por la ola de calor. "Creo que nos dirigimos al desastre", dice.

Angélique Lebrun, de Oloron-Sainte-Marie, comparte esta preocupación. "Estamos muy atentos" y se vigila especialmente la hidratación de los pacientes, sobre todo de los ancianos. Sin embargo, "hace mucho calor" en el hospital, señala la auxiliar de enfermería y secretaria de la CGT. En su departamento, solamente la sala en la que almuerzan los pacientes de edad avanzada tiene aire acondicionado, "por lo demás, solamente hay pequeños aparatos de aire acondicionado portátiles". Frédéric Lecenne, director del hospital, confirma esta mayor vigilancia para hidratar a los pacientes más vulnerables. "El riesgo es ver a los ancianos deshidratados. También hemos suministrado ventiladores a muchos departamentos", añade.

"En mis 22 años como asistente de cuidados, es la primera vez que me siento tan preocupada por el verano. Me temo que habrá muertes".

a franceinfo

Si hay una afluencia de pacientes por la ola de calor, ¿podrán estos cuidadores, que ya están al límite, satisfacer la demanda de atención? "La dirección ha empezado a anticiparse. El personal será retirado. Y el personal volverá", reacciona Nathalie Cantié, del hospital de Carcassonne. "Tendremos que liberar horas extra, llamar a los voluntarios para que vuelvan y posponer las vacaciones", señala Pascal Gaubert, del Hospital Universitario de Burdeos. En el hospital de Oloron-Sainte-Marie, la dirección recurrirá al personal voluntario para que regrese y haga horas extras si es necesario.

La séptima ola de COVID-19 añade más complejidad a la situación. Varios cuidadores afirman que, a estas alturas, el resurgimiento de la epidemia de COVID-19 sigue siendo "manejable" para sus departamentos. Sin embargo, Pascal Gaubert está convencido: "Si la ola golpeara, estaríamos en extrema dificultad.

Te puede interesar

Abogados de Assange presentan demanda contra la CIA

Los letrados y dos periodistas que se sumaron a la acción judicial, todos estadounidenses, denuncian que la CIA violó el derecho constitucional a la protección de las conversaciones confidenciales, en este caso con Julian Assange, que es australiano.

image_doc-32gk7mk

Qué sabemos del futuro y cómo tomar buenas decisiones

¿Qué sabemos del futuro y cómo lo sabemos? Anticipar lo que está por venir, predecir o ser capaces de definir hacia dónde nos dirigimos es una aspiración tan vieja como las preguntas que nos formulamos sobre el origen del mundo. De dónde venimos y a dónde vamos

file-20220717-22-8w7f18.jpg?ixlib=rb-1.1

Cortes en la 9 de Julio por el "Campeonato Federal del Asado"

La cuarta edición de este evento gastronómico se llevará a cabo de 10 a 18 horas y contará con la participación de 24 representantes de todos los distritos del país. Habrá actividades culturales y recreativas para toda la familia con ofertas gastronómicas desde $500

62f8d96d66d2f_900