Cronos Mar del Plata

Murió Magdalena: Madre de periodistas

Magdalena Ruiz Guiñazú fue madre del periodismo argentino. Desde “tempranísimo” en su vida, marcó la cultura popular del país y acompañó a millones de personas con su inconfundible voz.

General Por: Guillermo Sammartino 06 de septiembre de 2022
R735PF4C7NG4LJLAUBUZ2CE4T4

Nacida en la ciudad de Buenos Aires, desde joven Magdalena se codeó con la literatura y la información. Gracias al trabajo de su padre, el ex ministro de Relaciones Exteriores y Culto Enrique Ruiz Guiñazú, parte de su infancia sucedió en el exterior. Así, durante su más temprana edad, vivió en lugares tan distantes como Ginebra o Roma, donde “el viejo”, como llamaba a su padre cariñosamente, ocupó los cargos de presidente del Consejo de la liga de las naciones (antecedente de las Naciones Unidas) y embajador argentino, entre otros.

Pero no todo fue color de rosas durante su infancia. Magdalena recordaba que aquella vida de bienestar sufrió un vuelco categórico cuando su familia regresó al país en medio de la Segunda Guerra Mundial. Como la más pequeña de los 9 hijos Ruiz Guiñazú, llegó a la Argentina, donde algunos de sus hermanos ya se encontraban cursando carreras universitarias. Así todo, el clima político, llevó a su familia a pasar años de austeridad. Desde la revolución del 4 de junio, su padre dejó de recibir la jubilación, que solo fue repuesta con la llegada de Arturo Frondizi al Gobierno.

Por esos años, siendo muy chica, realizó diferentes trabajos. Hizo tejidos, que vendía en una tienda de la calle Uruguay y Santa Fe; y dedicó parte de su tiempo a traducir textos. “Alguna hermana benevolente me corregía los errores”, recordó en 2017 durante una entrevista con Graciela Fernández Meijide.

Poco tiempo después llegó uno de los primeros trabajos que la acercaron al periodismo. Por enotnces, trabajó en una revista de la Acción católica que se llamó Gente joven. Allí, Magdalena atendía el teléfono, limpiaba las oficinas y pasaba a máquina lo que otros escribían a mano.

“Me interesaba la actualidad y las noticias, el cine, la música. De hecho, mi primer signo de madurez fue saber que era una mediocre pianista. Hasta que me di cuenta que no tenía memoria musical, algo grave para un pianista. Entonces, dije: ‘Me hago a un lado’”.

De manera categórica, siempre que se le preguntaba, Magdalena sabía que lo que la acercó al periodismo había sido “la fascinación por la noticia”. De hecho, recordaba con pasión su tiempo como movilera, tras haber llegado al recordado noticiero “Primera noche”, que condujo el periodista Antonio Carrizo. “Cubría muchos policiales y cuando había un crimen, me mandaban a mí: la última en haber entrado al noticiero”, decía.

Antes, había pasado por las revistas Leoplan, Damas y Damitas, Vosotras y Maribel. En esta última escribió durante largo tiempo una historieta que se llamó “María y su problema”. Era la historia de una madre joven, que tenia varios chicos y no le alcanzaba para vivir. Escenas que definió como aquello que le pasaba a todas las mujeres, incluso a ella.

En la televisión, su paso también dejó marca en el programa “Mujeres de hoy”, junto a la periodista Nelly Raymond, donde la vieron y le propusieron dar el salto a “Buenas tardes mucho gusto”. Allí, compartió pantalla con míticas conductoras que fueron emblemáticas en las casas argentinas.

Durante la década de 1970, trabajó en el programa Video show, conducido por Cacho Fontana y emitido por Canal 11. Fueron esos años, de violencia extrema en el país, que Magdalena se acercó al sacerdote tercermundista Carlos Mujica, quien fue asesinado en 1974. Al calor de ese presente, Magdalena trabajó desde el periodismo hasta llegar a ser parte de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, la CONADEP.

Desde entonces, la labor de Magdalena trascendió los medios y pasó a ser emblemática en la construcción de la democracia argentina. Después de los oscuros años de la brutal dictadura, su nombre siempre fue vinculado con la libertad y la apuesta de este país por una sociedad más justa.

En Radio Mitre, Magdalena fue la voz que levantó a varias generaciones. Desde 1987, hasta el 2006 condujo su programa “Magdalena Tempranísimo”, que se emitió de lunes a viernes de 6 a 9 de la mañana. Los periodistas más destacados de Argentina comenzaron con ella en aquellas mañanas y siguieron su carrera, recordando esa experiencia.

En 2014, Magdalena retomó su rol periodístico en Mitre, donde trabajó junto a Jorge Lanata y encabezó la mañana periodística de los sábados junto a Miguel y Nicolás Wiñazki. “Magdalena y la noticia deseada” no tardó en convertirse en un nuevo clásico.

Este martes, 6 de septiembre de 2022, Magdalena falleció. Muchas líneas más se pueden escribir sobre ella, madre de periodistas, pero cada uno tiene en su mente un recuerdo que puede completarlas.

Hasta siempre Magdalena

Te puede interesar

Además de eficiencia, el uso de la energía requiere "racionalidad"

El titular del Departamento de Energía de la entidad propuso enfocar los subsidios a la provisión de electrodomésticos eficientes y la construcción y remodelación de viviendas con aislación térmica, que redundarán en un menor consumo sin resignar pautas de confort, además de ahorro fiscal.

58581c0378cb0_900

Victoria histórica de la extrema derecha en Italia

La extrema derecha conquistó este domingo la tercera economía de la Unión Europea, con la histórica victoria del partido de Giorgia Meloni en las elecciones legislativas de Italia, país que por primera vez desde 1945 está a punto de ser gobernado por un líder posfascista.

14_mu_3_afp

Estados Unidos: 'Los latinos trabajamos más que los anglosajones'

Si la población latinoamericana de Estados Unidos fuera un país independiente sería la quinta potencia económica después de Estados Unidos, China, Japón y Alemania. Eso es lo que arroja un informe de dos universidades de California acerca del crecimiento y el PIB de los latinos estadounidenses en 2020, el año de la pandemia de Covid-19.

Anglo1-678x381