Cronos Mar del Plata

¿Qué pasa con los OVNIS?

¿Por qué ya no se ven tantos OVNIS como en el SIGLO pasado?

Curiosidades Por: Guillermo Sammartino 14 de septiembre de 2022
R

El avistamiento de objetos volantes no identificados (OVNIS) en los cielos terrestres ha sido una constante a lo largo de la historia de la humanidad. En el siglo XV antes de Cristo, el Faraón Tutmosis III y sus soldados ya dijeron ver algunos de estos extraños cuerpos en la estratosfera del antiguo Egipto. En la Región, el primer avistamiento de un ovni documentado tuvo lugar el 26 de diciembre de 1792. Pese a que los diarios de la época hablaron de un meteorito, lo cierto y verdad es que miles de murcianos quedaron atónitos contemplando sobre sus cabezas una extraña danza de luces. Provenían de un objeto cuya descripción casaría con cualquier avistamiento ovni al uso.

Sin embargo el avistamiento de un ovni mejor documentado en la Región mereció portada en la edición de 'La Verdad' del 17 de noviembre de 1965. Posteriormente, en 2009, el libro del periodista José Luis Salanova 'El Misterio continúa: Casos y crímenes sin resolver en la Región de Murcia', abordó también el mismo suceso.

Bajo el título de «Un extraño objeto luminoso fue visto ayer sobre el cielo del Sureste», se daba cuenta en este diario de varios testimonios de vecinos de poblaciones de la Sierra Minera y el Mar Menor, «como los de Cartagena, que sobre las 6.30 de la madrugada, varias personas afirman que cruzó el firmamento como una estrella echando fuego, parecido a un meteorito».

Según la crónica de la época, un trabajador de La Maquinista de Levante, en La Unión, describió así aquel fenómeno: «Un efecto óptico parecido al desprendimiento de varias estrellas, formándose a continuación un cuerpo compacto, de un metro de diámetro, que durante 10 minutos voló sobre las playas del litoral marmenorense».

El suceso quedó registrado también en los archivos de la Sección de Inteligencia del Ejército del Aire. En un documento -desclasificado treinta años después-, el por entonces oficial de vuelos de servicio aquél día en la Academia General del Aire, recoge el testimonio de tres suboficiales que vieron «una luz muy brillante, instantánea, como un relámpago de color violeta». Otro de los testigos lo describió como un disco luminoso, «una especie de luna llena rodeada de un halo», que tras unos momentos, emprendió rumbo a Alicante. El informe engrosó los expedientes secretos del Ejército del Aire sobre el fenómeno OVNI, aunque la explicación oficial para lo visto fuera una emisión de bario procedente de un cohete Skylark.

Cuarenta y seis años después, pocos son los que recuerdan aquel episodio, aunque «entonces anduvo de boca en boca durante semanas», señala Juan Pagán. Para este vecino unionense, «un hecho como el de aquel día ahora hubiera sido investigado hasta el final por las autoridades y la prensa; en 1965 las cosas eran distintas, se comentó entre los vecinos de los pueblos de la comarca, pero nada más».

Catorce años después, cuatro jóvenes se toparon con un extraño artefacto que irradiaba un haz de luz amarilla en lo alto de un cabezo, en Sangonera la Verde. Los jóvenes llegaron a relatar incluso lo que los ufólogos denominan un encuentro en la tercera fase, al toparse con un humanoide «de unos dos metros y medio de estatura».

Ya en 1995, un matrimonio residente en la pedanía unionense de Roche, José Luis Castejón y Soledad Pérez, regresaban a casa desde Cartagena. José Luis recuerda -«como si fuera hoy»- que vio en el horizonte una luz lejana, «parecida a un avión». Entrando en la carretera hacia Roche, «el objeto luminoso se paró ante nosotros». A continuación, afirma, les siguió hasta su casa: «Siempre guardaba el coche en el garaje pero lo dejé en la puerta y salimos corriendo hacia dentro porque se nos acercó un montón, a unos cien metros».

Entonces, prosigue, «el objeto se largó hasta el infinito, volvió acercarse a unos cuantos metros y nos pasmamos de nuevo. Después sí que se fue y no regresó». Hoy, dice José Luis, «es un hecho que no he contado mucho porque seguramente pocos o nadie lo creería, pero mi mujer y yo sabemos el suceso extraordinario que vimos y vivimos aquella noche».

Como este testimonio personal, otros muchos pueden leerse en internet, como la de este ignoto internauta en un foro de ovnis, localizado también en la Sierra Minera: «Lo vi en la carretera del Llano del Beal, hace unos 20 años. En mi vida he podido correr más con la moto, y no es coña: aquello me seguía como si fuera un vampiro; a la altura de la venta El Descargador se separó de mi, paré la moto y vi como hacia un zigzag en el cielo, como si fuera una luciérnaga y desapareció a una velocidad asombrosa».

En la Región hay cientos de casos de avistamientos -más de 200 entre 1985 y 1987, por ejemplo- reseñados muchas veces por la prensa. Sin embargo, y pese a que anualmente se mantienen tradiciones como las 'alertas ovni' -la primera fue en 1979-, lo cierto y verdad es que los platillos volantes parece que han dejado de interesarse por nuestros cielos. ¿Será cosa de la crisis también?

Te puede interesar