Cronos Mar del Plata

¿POR QUÉ A LAS MUJERES LES GUSTA MENOS EL SEXO?

Además de posibles diferencias innatas, un nuevo estudio apunta a que hay factores sociales que hacen que las mujeres disfruten durante el sexo

Curiosidades Psychology Today 15 de septiembre de 2022
dreamstime_xxl_84938145-950x618

Los estudios de psicología habitualmente encuentran que las mujeres, por término medio, están menos interesadas en el sexo que los hombres. Expresan un menor deseo sexual, quieren tener menos parejas sexuales durante su vida y están menos abiertas a las relaciones sexuales ocasionales en comparación con los hombres. La razón de esta diferencia de género en la sexualidad constituye uno de los grandes debates actuales de la psicología.

Algunos psicólogos sostienen que esta discrepancia en el deseo sexual se debe a diferencias innatas entre hombres y mujeres. Según el enfoque evolutivo, los hombres pueden optimizar su aptitud reproductiva apareándose con muchas hembras y teniendo el mayor número posible de descendientes. Por ello, los hombres deberían tener un gran deseo sexual y estar más abiertos al sexo casual.

Las mujeres, por el contrario, están limitadas en el número de crías que pueden producir. Además, son ellas las que asumen los costes del embarazo y la crianza de los hijos. Por tanto, deben ser exigentes con quien se emparejan, retrasando el inicio de las relaciones sexuales hasta que estén convencidas de que el hombre se quedará para ayudar a cuidar a los pequeños.

INSTINTO O IMPOSICIÓN CULTURAL
Sin embargo, otros psicólogos sostienen que esta discrepancia en el deseo sexual se debe a factores sociales. En concreto, a que transmitimos a los chicos y chicas adolescentes mensajes diferentes sobre su sexualidad. Por un lado, se anima a los hombres jóvenes a ser sexualmente activos, y hay una mayor permisividad cuando actúan según sus impulsos sexuales.

Por el contrario, a las jóvenes se les dice que las buenas chicas no muestran su interés sexual, o incluso que no deberían tener ningún impulso sexual. Las jóvenes que muestran demasiado afán sexual son humilladas socialmente, mientras que los hombres jóvenes sexualmente activos reciben elogios.

LAS MUJERES TIENEN PEOR SEXO QUE LOS HOMBRES
Como suele ocurrir cuando se trata de diferencias grupales o individuales, no hay duda de que tanto la naturaleza como la crianza desempeñan un papel. Sin embargo, las psicólogas de la Universidad de Michigan Terri Conley y Verena Klein sostienen que hay otra razón para la diferencia de género en el deseo sexual que los psicólogos han pasado por alto hasta ahora: cuando hombres y mujeres tienen relaciones sexuales, las mujeres suelen disfrutar menos que los hombres. Dado que ellas tienen peor sexo que los hombres, argumentan estos investigadores, no es de extrañar que a las mujeres no les guste tanto.

En un artículo publicado recientemente en la revista Perspectives on Psychological Science, Conley y Klein exponen cuatro razones por las que el sexo no es tan bueno para las mujeres como para los hombres.

La primera razón tiene que ver con las diferencias anatómicas entre hombres y mujeres. A los chicos se les enseña a sujetarse el pene cada vez que orinan, por lo que aprenden rápidamente lo placentero que puede ser tocarse a sí mismos. Las chicas, en cambio, no tienen necesidad de tocarse el clítoris en su vida cotidiana, por lo que es menos probable que descubran el placer de hacerlo por sí mismas. Como adultas sexuales, muchas mujeres tienen dificultades para llegar al orgasmo porque no saben que su clítoris necesita ser estimulado, e incluso pueden sentirse avergonzadas al hacerlo.

Cuando hombres y mujeres tienen relaciones sexuales, las mujeres suelen disfrutar menos que los hombres
Además, la naturaleza penetrativa del coito hace que las mujeres sean mucho más propensas a experimentar dolor que los hombres. Y, por último, las mujeres son las que se quedan embarazadas, lo que se vive como una carga en el mejor de los casos y como una absoluta miseria en el peor.

La segunda razón es que las mujeres tienen más probabilidades de ser víctimas de la violencia sexual que los hombres. Los hombres suelen ser más grandes y fuertes que las mujeres, y tienden a ser más agresivos, por lo que es menos probable que sean víctimas que las mujeres. Si has sido violada sexualmente, es natural que desconfíes de volver a mantener relaciones sexuales, incluso con una nueva pareja que parezca segura.

De hecho, el miedo a la seguridad es una razón común que las mujeres dan para rechazar una oportunidad de sexo casual. Mientras que las mujeres necesitan sentirse seguras antes de poder sentirse sexuales, los hombres pueden excitarse por el peligro potencial. Sin embargo, Conley y Klein también especulan que los hombres que han sido víctimas de violencia sexual deberían ser tan cautelosos como las mujeres a la hora de entablar nuevas relaciones sexuales.

DOBLE MORAL Y NARRATIVAS SEXUALES
La tercera razón tiene que ver con la doble moral sexual que impregna nuestra sociedad. Aunque las mujeres de hoy están más liberadas sexualmente que hace 60 años, siguen recibiendo mensajes sobre cómo debe comportarse una «buena chica». Esto es cierto en los encuentros sexuales casuales, pero incluso en las relaciones comprometidas, muchas mujeres siguen sintiendo culpa o vergüenza si disfrutan demasiado durante el sexo.

La cuarta razón proviene de las narrativas en nuestra cultura para el comportamiento heterosexual. Según este guión, el hombre inicia el sexo y, si su pareja está dispuesta, se pasa a los juegos preliminares, que se centran sobre todo en conseguir su erección. Una vez conseguida, él introduce su pene en la vagina de la mujer y la penetra hasta el orgasmo. Se espera que la mujer llegue al orgasmo de alguna manera también durante este tiempo, aunque el clítoris rara vez se estimula durante el sexo con penetración.

Tanto los hombres como las mujeres suelen desconocer la anatomía sexual femenina y la mecánica del orgasmo femenino
Aunque hay parejas sexualmente educadas que entienden cómo hacer que el sexo sea placentero para ambos, demasiadas parejas piensan que el sexo es algo que ella hace por él. Es decir, él consigue un orgasmo y ella obtiene el «placer» de haberle complacido.

Según Conley y Klein, muy pocas parejas practican el cunnilingus. Incluso las mujeres que están dispuestas a practicar sexo oral a su pareja a veces se sienten avergonzadas o asqueadas por recibirlo ellas mismas. Y sin embargo, sin una estimulación suficiente del clítoris, es muy poco probable que las mujeres alcancen el orgasmo.

Además, pocas parejas se comunican durante el sexo. Piensan que tener sexo es hacer «lo que salga de forma natural», y consideran que hablar durante este «acto animal» es innecesario o incluso inapropiado hablar. Además, tanto los hombres como las mujeres suelen desconocer la anatomía sexual femenina y la mecánica del orgasmo femenino.

Dado que las mujeres experimentan peor el sexo que los hombres, no es de extrañar que lo deseen menos. Pero esto no tiene por qué ser así. Una educación sexual completa y adecuada a la edad puede ayudar a los nuevos adultos a entender cómo hacer que los encuentros sexuales sean divertidos y excitantes para ambos. Los seres humanos son, por naturaleza, criaturas altamente sexuales, y si se supera la ignorancia y la desinformación que impregna nuestra sociedad, tanto los hombres como las mujeres pueden alcanzar el tipo de satisfacción sexual que hace que la vida merezca la pena.

Te puede interesar