Cronos Mar del Plata

Compromiso animal a largo plazo: ¿son los pingüinos realmente monógamos?

Estos pingüinos son un ejemplo de compromiso a largo plazo. Pero ¿todos los pingüinos están tan comprometidos con una pareja durante toda su vida?

Curiosidades NA 01 de octubre de 2022
Captura web_1-10-2022_21637_noticiasambientales.com

El cortejo de los pingüinos tiene algo de dulce, incluso de romántico. Después de pasar meses en el mar, cazando peces y nadando en las aguas más heladas, las hembras de pingüino Adelia (Pygoscelis adeliae) llegan a las mismas zonas de cría, año tras año. Atravesando una escena de bar de machos trompeteros y acicalados, ignoran las insinuaciones y se dirigen a sus compañeros de la temporada anterior: los machos que han llegado antes que las hembras para arreglar su nido.

 

519685Día del vegetarianismo: ¿por qué se elige este estilo de vida?



Resulta que estos pingüinos pueden ser la excepción, no la regla. Aunque la mayoría de los pingüinos se emparejan con una sola pareja en cada temporada de cría, pueden copular con muchos otros pingüinos en una colonia de cría antes de establecerse para anidar. Y las tasas de fidelidad difieren mucho entre especies. El amor de los pingüinos es complicado.

519734Día Internacional de las Personas de Edad, una fecha para valorar la vida

“La respuesta breve es que no, los pingüinos no son realmente monógamos”, afirma Emma Marks, ecóloga del comportamiento de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda), que estudia el comportamiento reproductivo y la elección de pareja en las especies reproductoras coloniales, es decir, las aves que se reúnen en vastas colonias para anidar.

“Los criadores coloniales, como los pingüinos, pueden ser monógamos, es decir, tienen una pareja con la que anidan y crían a los polluelos cada temporada”, dijo Marks a Live Science. “Pero eso no significa que no haya ‘actividades extracurriculares’”.

Se puede decir que los pingüinos no son sexualmente monógamos. Según Marks, muchos pingüinos juegan al despiste antes de buscar una pareja para la temporada, y a veces copulan con otros miembros de la colonia con los que ya se ha hablado, lo que provoca un drama de proporciones de telenovela. Por ejemplo, cuando un macho emparejado no regresa a la zona de cría, su solitaria compañera puede juntarse con otro macho. Cuando la obediente pareja de ese macho de la temporada anterior llega al nido y encuentra una nueva hembra en su lugar, se produce una pelea. La hembra original suele ganar.

ADFOLX3Z5BHIJPOKIOBOOUQ5DIFelix Pando: el Síndrome de Down, es una condición, es amor, NO es una enfermedad.

  Ambiente rescató más de 130 aves silvestres encerradas en jaulas
Una de las consecuencias de estos desordenados triángulos amorosos es que, para cuando una hembra pone su huevo, no siempre está claro si el macho con el que pasará la temporada está criando a su propio polluelo. Un estudio de 2018 en la revista Zoo Biology describió a un pingüino papúa (Pygoscelis papua) en un acuario de Utah que, por la promiscuidad de su pareja, acabó criando dos polluelos que eran hijos de un macho diferente.

Los científicos no están seguros de la frecuencia con la que esto ocurre en la naturaleza porque, aunque los rastreadores y otras tecnologías pueden ayudar a los investigadores a vigilar el comportamiento de apareamiento y la unión de las parejas, no ha habido ningún esfuerzo concertado para comprobar la paternidad de los polluelos en la naturaleza, informaron los autores del estudio.

Al mismo tiempo, los pingüinos son más o menos monógamos socialmente. Se necesitan dos parejas comprometidas para criar a un polluelo en un entorno tan duro como el de la Antártida, y los pingüinos se unen por parejas para dividir eficazmente las responsabilidades del mantenimiento del nido, la incubación de los huevos y la caza.

“La monogamia social es un requisito previo”, afirma Marks. “La crianza de los polluelos requiere mucha coordinación entre ambos y, si eso se rompiera, la cría sería un fracaso para la temporada”. Estos acuerdos sociales pueden persistir a largo plazo, cada temporada de cría hace que los mismos dos padres pingüinos vuelvan a su nido un año más.

La frecuencia con la que esto ocurre depende en parte de la especie. Una revisión bibliográfica de 2013, publicada en la revista Comptes Rendus Biologies, descubrió que el 89% de los pingüinos de las Galápagos (Spheniscus mendiculus) se quedan con sus parejas; sin embargo, en un estudio de 1999 en la revista The Auk se descubrió que solo el 15% de los pingüinos emperador (Aptenodytes forsteri) buscan la misma pareja para las siguientes temporadas de cría. La mayoría de las especies vuelven a las mismas parejas al menos con cierta constancia, con tasas de fidelidad de entre el 59% y el 89%, según el estudio de 2013.


El éxito de la temporada anterior también influye a la hora de determinar si las parejas de pingüinos permanecen juntas a largo plazo, según Marks. Si la pareja consiguió criar a los polluelos hasta la madurez, y el macho mantiene un nido de alta calidad en una buena ubicación, las probabilidades de que una hembra vuelva con su pareja anterior suelen ser mayores. De lo contrario, las hembras tienen la misma probabilidad de marcharse en busca de pastos más verdes.

“En el caso de las especies coloniales, hay muchas posibilidades de elección”, indicó Marks. “Si la reproducción fracasó previamente, generalmente esperamos ver más ‘divorcios’ en la siguiente temporada”. Las verdaderas tasas de “divorcio” -en las que los pingüinos desprecian activamente a sus antiguas parejas en favor de nuevas conquistas- son difíciles de calcular, porque no todos los pingüinos regresan a las zonas de cría cada temporada.

Cuando se producen nuevos emparejamientos, puede ser difícil determinar si se trata de algo personal o si el pingüino se mudó sólo después de que su otra mitad no regresara, por ejemplo, si fue devorado por una orca o una foca.

La depredación no es la única amenaza para la vida amorosa de los pingüinos. Un estudio reciente publicado en la revista Ambio descubrió que las poblaciones de pingüinos están disminuyendo en proporción a la reducción de la cantidad de krill disponible para alimentarse.

Según el estudio, el cambio climático y las actividades pesqueras del hombre son los principales factores responsables de la disminución del número de krill. Los cambios en el hielo marino inducidos por el clima también están obligando a los pingüinos a desplazarse a distintas zonas de cría, rompiendo las parejas de larga duración y afectando a la migración. Según Marks, algunos machos llegan ahora a las zonas de cría agotados de navegar por el cambiante paisaje del mar y el hielo, demasiado desaliñados para cortejar a las hembras y demasiado gastados para cuidar adecuadamente de los huevos.


En conjunto, se cree que estos factores han desempeñado un papel en el fracaso de la bahía de Halley, del que se ha informado ampliamente. El lugar de cría que alguna vez albergó a 25.000 parejas de pingüinos emperador cada temporada ha sido estéril desde 2016. “El cambio climático probablemente está disminuyendo las tasas de éxito de las colonias de cría”, aseguró Marks. “Siempre que hay mayores tasas de fracaso, esperamos mayores tasas de rotación de parejas”.

Te puede interesar

Lo que sabemos que no sabemos, la ciencia de la ignorancia

Un nuevo paradigma está emergiendo: la necesidad de una ciencia de la ignorancia. A contrapelo del ethos científico que aspira a la omnisciencia, un nuevo grupo de investigadores pone el foco en las crecientes incertidumbres que genera el aumento del conocimiento.

Lo-que-sabemos-que-no-sabemos-la-ciencia-de-la-ignorancia

Nuevo récord de ADN más antiguo: dos millones de años

El anterior registro era de un millón de años de antigüedad y se extrajo de un hueso de un mamut. Este nuevo hallazgo, recogido en sedimentos de la Edad de Hielo en el norte de Groenlandia, abre un nuevo capítulo en la historia de la evolución, según sus descubridores.

Nuevo-record-de-ADN-mas-antiguo-dos-millones-de-anos

Music for babies: the 13 best classical albums

With so many compilation albums out there for babies and young children, let us take the stress out of choosing with our selection of the best. Whether you're looking for relaxing pieces or albums for new-starters in the world of classical music, there's bound to be something to your taste.

Felix Pando Opera