Cronos Mar del Plata

¿Cuál es la ruta con más curvas de Argentina?

A pesar de que su título es extraoficial, se lo conoce como el Camino de las 365 Curvas y atraviesa una reserva natural que está a los pies de la Cordillera de los Andes.

General Por: Guillermo Sammartino 14 de noviembre de 2022
camino-curvas-mendoza-2

La Ruta Provincial 52 es una carretera que une la localidad mendocina de Las Heras con la ciudad de Uspallata y, debido a la naturaleza del lugar, es conocida en el mundo como el Camino de las 365 Curvas o como la ruta con más curvas de Argentina.

A pesar de que el título sea extraoficial e incluso aún se debate sobre si el recorrido tiene esa cantidad de curvas o no, es imposible descartar que es una de las rutas más lindas de Argentina para recorrer y disfrutar del paisaje.

Y, como si no fuera suficiente, el camino atraviesa la Reserva Natural Villavicencio, por lo tanto, existe la posibilidad de hacer varias paradas para tomar fotos, conocer el antiguo hotel y hasta recorrer un mirador con vistas al Aconcagua. 

¿Dónde queda la ruta con más curvas de Argentina? 


El Camino de las 365 Curvas, también llamado caracoles de Villavicencio, en la actualidad es una ruta turística que se encuentra en el corazón de la provincia de Mendoza, entre la localidad de Las Heras y la ciudad de Uspallata. 

 


Sin embargo, el sitio de mayor interés para los viajeros, que quieran apreciar el paisaje atravesado por el camino zigzagueante, se localiza a partir del kilómetro 51. 

Desde este punto en adelante, cada cierta cantidad de metros la ruta se ve obligada a tomar un giro que en ocasiones es leve pero, en otros sectores, son muy pronunciados. Es por eso que la persona al volante debe evitar distraerse con el paisaje.


Llegar al Camino de las 365 Curvas es una tarea muy sencilla, ya que se puede acceder tanto desde ambos extremos.  

  
Por un lado, el acceso desde Las Heras es el más conocido porque la aventura puede iniciar desde el centro de la capital de Mendoza y lentamente adentrarse en los arbolados valles. 

Y, por el otro lado, la opción menos popular, pero también muy recomendada, es hacer el camino inverso. Es decir, partir desde Uspallata, cruzar la ruta con más curvas de Argentina y concluir el viaje a pocos kilómetros de Mendoza. 

Por último, a pesar de que el sector más turístico tiene una longitud de 17 kilómetros, es importante resaltar que unir los dos extremos de la Ruta Provincial 52 es una travesía de 100 kilómetros. 

 f768x1-154272_154399_5050
 
¿Cuál es la historia del Camino de las 365 Curvas? 


Además de ser un lugar muy turístico de Argentina por sus paisajes y por las curvas, la ruta mendocina también tiene un pasado histórico digno de conocer antes, durante y después de transitarla. 

Sucede que otro de los nombres que recibe el Camino de las Curvas es “Camino del Año” y esto se debe a que esta ruta, hace más de 200 años, era la ruta predilecta de los transportistas que unían el puerto de Buenos Aires con el puerto de Valparaíso, en Chile. 

Finalmente, con el paso del tiempo se creó la Ruta Nacional 7 y sustituyó a la Ruta Provincial 52 como el camino más elegido por trabajadores o turistas que desean cubrir distancias con mayor velocidad. 

 Pero, a pesar de que haya perdido su protagonismo, en tiempos actuales también es muy transitada por aquellas personas que no tienen tanta prisa y desean conocer los maravillosos paisajes de Argentina.

También te puede interesar > Rutas Nacionales: el secreto detrás de la numeración
¿Qué lugares se pueden recorrer al transitar la ruta con más curvas de Argentina? 
No hay dudas de que el Camino de las 365 Curvas es uno de los atractivos más grandes de la zona. Pero, dado que la Ruta Provincial 52 de Mendoza atraviesa la Reserva Natural de Villavicencio, muchas personas también se detienen a conocerla.

Este sector protegido tiene una superficie de 72.000 hectáreas que cubre tres tipos de ambientes (monte, cardonal y puna) y es el hogar de 320 especies de flora y de 250 de fauna.

 
Entre los animales más destacados se encuentra el guanaco, la liebre patagónica, el cóndor andino y el suri cordillerano, además de dos especies en peligro de extinción: el gato andino y el águila coronada.

 
Por otro lado, en el camino es posible detenerse a conocer el Antiguo Telégrafo, la Cruz de Paramillos y, por supuesto, el famoso Gran Hotel Villavicencio, que aún mantiene su estilo con el paso de los años.

Y, finalmente, el recorrido perfecto por la ruta con más curvas de Argentina se completa con una visita a los miradores, desde los cuales se puede apreciar la ruta y, en lugares puntuales, la cima del Aconcagua, entre otros paisajes. 

Te puede interesar