InternacionalPortada

La represión, de Chile a Buenos Aires: ¿Qué es la violencia?

Compartí Cronos


Una protesta contra la violencia en Chile derivó en una violencia contra la protesta en Buenos Aires. Sospechas a cara tapada, lo que manifiesta la gente, las formas digitales de resistir y la chilena que pasó entre represores y encapuchados reclamando el derecho a vivir en paz.  

“Es innegable que entre gobiernos opresores tienen enlaces para hacer las cosas” dice Mirta Baravalle con un policía de metro 90 a sus espaldas, disfrazado de tortuga y con ajuar antimotines.  A su lado Nora Cortiñas agrega: “Es una represión de este gobierno macrista de acuerdo con el chileno. Para mi salieron a reprimir a pedido”. Mirta tiene 94 años y participó el 30 de abril de 1977 en la primera marcha de 14 Madres de Plaza de Mayo. Nora tiene 89.

La marcha había sido autoconvocada por ciudadanxs chilenos para rechazar la violencia en Chile protagonizada por el gobierno de Sebastián Piñera contra los niños y adolescentes que rechazan el aumento de los pasajes en el transporte público. El señor Piñera anunció su actitud con respecto a quienes no opinan como él: “Estamos en guerra”. A las 14 la gente comenzó a reunirse y el acto frente al consulado se inició a las 17.

Cruce de lavaca con fotógrafo de Cítrica, que relata: “Esto está tranquilo, pero hay un par de nenes que me parece que pueden enturbiar todo”. Había también grupos de la izquierda clásicamente subdividida. Al rato se detectó a un policía infiltrado, y lo echaron a los empujones. Ya andaban rondando la zona algunos sujetos encapuchados y con palos que no parecían chilenos.

Poco después empezaron los disparos de goma policiales desde la zona del consulado, con la consiguiente respuesta de encapuchados fornidos con buena técnica para tirar botellas y encender contenedores de basura, y el desmadre represivo que no perdió de vista a jóvenes e incluso una embarazada a la hora de las detenciones. Es un invicto criollo que los encapuchados no son quienes suelen caer presos en estas confrontaciones. Pero hubo un ataque a algunos periodistas, en particular un camarógrafo de Crónica que resultó herido en la cabeza. El clima se recalentó, hubo fuego frente a una hamburguesería, el fuego prendió la llanta de una camioneta que pasaba, mientras llovían proyectiles y unos pocos buscaban matafuegos para la camioneta.

Foto: MAfIA

Dice Nicole Pizarro, especialista en comunicación, chilena, que vive hace cuatro años en Argentina: “Detuvieron a varias personas y las  tenían en el piso. Les pedíamos que gritaran sus nombres. Eran: Violeta Larreli (la embarazada), Pilar Ramírez que parece que es uruguaya, Leandro Cano, Miriam Seli, y Antonio Arzón o Arzol”. Estaban en celular policial horas después, cuando llegaron Mirta Baravalle y Nora Cortiñas. Nicole creó  un código QR (disponible debajo de la nota) que difundía en un panfleto, para acceder a una nube digital de la que pueden bajarse los videos sobre lo que está ocurriendo en Chile.

En medio de la trifulca pasó entre policías antimotines y encapuchados una joven de anteojos con los brazos alzados llevando un cartel escrito a mano: “En Chile vulneran nuestro a derecho a vivir en paz”. La escena fue emocionante y paradójica: en esa violencia esa chica parecía la única valiente.

Su nombre es Nedel Muñoz, 23 años, de Chiloé, instalada hace cuatro años en Argentina. Cuenta Nedel a lavaca:

«Todo empezó por el aumento de pasaje de metro. En Chile estamos pagando aproximadamente 80 pesos por cada pasaje, ida y vuelta. Mucha gente sólo tiene salario mínimo: tiene que pagar el 25 por ciento de su salario en transporte. Eso provocó un descontento: causó evasiones (pasar sin boleto) masivas en el subte. Y provocó un despertar muy grande, porque los jóvenes estaban haciendo la protesta que sus padres no podían hacer. Entonces empezaron a despertar, empezaron a apoyar a los chicos por primera vez, y la única forma con la que Piñera ha respondido es con represión. Sacó los militares a la calles. Impuso un estado de excepción que es una vergüenza, criminalizando la protesta social y usado como excusa para respaldar la represión militar. Hay que entender algo: todo el gobierno de Piñera es un gobierno fascista, que apoyó el Golpe de Estado de Pinochet en 1973. Y hoy quieren hacer lo mismo pero dentro de la democracia. Los militares están matando gente en la calle, entrando con tanques a departamentos, están despareciendo de las calles y entrando a las casas para que la gente pida más represión. En Chile la única salida es que Piñera renuncie y que se arme un tribunal internacional de derechos humanos para que condene todo lo que está haciendo. Son brutales: ellos quieren volver a 1973».

Un poco más allá un joven chileno, estudiante de medicina, decía: “La marcha fue tranquila, apareció gente que no sé de dónde eran, y la policía entonces atacó a la marcha”.

Una chica también chilena gritaba a periodistas y camarógrafos comprensiblemente indignados ante sus compañeros atacados: “Por favor, no pierdan el foco, digan la verdad. Digan que en Chile están matando gente”.

Ricardo, 26 años, que vive en Concepción y está como turista en Buenos Aires: “La gente se enojó con el periodismo porque hacen lo mismo que en Chile, terminan hablando de cualquier otra cosa. Es una represión conceptual. Pero lo que ocurrió es que los escolares se atrevieron a protestar. La gente adulta no se atrevió. Hablo de escolares de 16 o 17 años. Rompieron las vallas del metro, hicieron pasar a la gente, vino la policía, mató a un chico y lastimó a mucha gente. No se soporta Chile. Tiene fama de país con buena economía pero la desigualdad y la pobreza son enormes. La gente para estudiar, para tener donde vivir, pero también para comer, tiene que endeudarse por toda la vida”.

Foto: MAfIA

En el volante que distribuye con el código QR Nicole escribió: “Hoy en nuestro territorio volvemos a hablar de muertos, heridos, detenidos, abuso de poder y abuso sexual. Hoy la gente ha tenido que volver a gritar su nombre por miedo a no ser encontrados tras su detención policial”

“Pero ya nos han quitado tanto, que nos quitaron el miedo. Chile despertó”.

Puede empalmarse esto con otro volante que se ha hecho célebre en Chile y en el exterior.

“No es el metro.

Es salud

Es educación

Es pensiones

Es vivienda

Es el sueldo del parlamentario

Es el aumento de la luz

Es el aumento de la bencina (la nafta)

Es el robo de las fuerzas armadas

Es el perdonazo al empresario

Es la dignidad de una sociedad”.

Foto: MAfIA

Funcionarios del Defensor del Pueblo de la Ciudad se quedaron junto a los manifestantes, esperando certezas sobre la liberación de detenidas y detenidos, mientras la televisión llenaba sus espacios con indignación frente a la violencia de la manifestación. Ricardo me había dicho: “Muestran las cosas como quieren  ellos”.

De regreso a escribir esta crónica observo dos cuadras de cola en el comedor de una iglesia. Hay jubilados, pero hay mayoría de mujeres y hombres jóvenes, que esquivan la mirada como si estuvieran avergonzados de estar allí (son los únicos que no deberían estar avergonzados).

Esperan por una bandeja de comida.

Aquí no hay cámaras ni panelistas indignados, porque se supone que estas dos cuadras de cola no son violencia.

El código QR desde el que se pueden bajar videos sobre la represión en Chile.

Fuente: Lavaca.org

Gracias por compartir "Noticias a tiempo"
Mostrar Más
Volver al botón superior

Adblock Detectado

Considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios