El segundo confinamiento para hacer frente a la pandemia de coronavirus en Alemania afecta psicológicamente a más personas que el de hace un año, según un sondeo centrado en la depresión.

Compartir noticias a tiempo

Berlín, 23 mar (dpa) – El segundo confinamiento impuesto para contener la pandemia de coronavirus en Alemania afecta claramente a más personas que el de hace un año, según refleja un sondeo especial del “Barómetro de la Depresión en Alemania”.

Para esta encuesta encargada por la Fundación Ayuda Alemana contra la Depresión y la Fundación Deutsche Bahn fueron consultadas online unas 5.100 personas entre 18 y 69 años desde mediados hasta fines de febrero.

Un 71 por ciento de los sondeados afirmó que sintió como opresiva la situación en el segundo cierre. En tanto, durante la primavera europea de 2020 esta percepción la había tenido el 59 por ciento, indica el estudio. 

El primer “lockdown” comenzó el 22 de marzo de 2020 y fue siendo levantado progresivamente ya desde fines de abril de ese año.

Casi la mitad, un 46 por ciento de los consultados, considera que las personas con la que convive son menos tolerantes que en primavera de 2020 (40 por ciento).

Para el psiquiatra Ulrich Hegerl, presidente de la junta directiva de la Fundación Ayuda Alemana contra la Depresión, estos resultados son expresión de una desmoralización generalizada de la población.

“Las personas ya no se mueven, aumentan de peso, están más tiempo acostadas en la cama y entonces de noche duermen mal”, indicó Hegerl.

“Están sentadas durante más tiempo ante las pantallas. Esto no es nada que a uno lo motive. A esto se suman reacciones psíquicas completamente normales como las preocupaciones laborales, los temores y los conflictos en la casa”, agregó.

Sin embargo, Hegerl no cree que la cifra de personas depresivas se eleve fuertemente durante el extenso confinamiento. “Solamente la percepción de que la vida es amarga en este momento no conduce a una depresión”, aclaró.

“Las personas reaccionan ante ello con miedo, temor y desesperación. Se trata de reacciones humanas dolorosas, pero no patológicas”, afirmó.

Al mismo tiempo aclaró que si una persona cuenta con una predisposición a una depresión, las medidas contra el coronavirus pueden intensificar una fase depresiva.

Desde 2017, este barómetro recolecta datos representativos sobre la salud psíquica de la población.

Gracias por compartir "Noticias a tiempo"

Te recomendamos