ChileInternacionalPolítica

Chilenos elegirán por primera vez una nueva figura política: los gobernadores regionales

Este fin de semana Chile no solo vivirá jornadas electorales históricas porque avanza en la construcción de una nueva Constitución, sino que, por primera vez, elegirá en las urnas a los gobernadores regionales de todo el país, un nuevo cargo que reemplaza a los intendentes, que históricamente eran nombrados por el presidente de la República.

Los chilenos suman ahora la responsabilidad de escoger a los 16 gobernadores regionales en una elección que, además, lleva la carga de haberse desdoblado en dos días para promover la votación masiva y para evitar las aglomeraciones en los centros de votación por la pandemia de coronavirus que vive el país.

Esta nueva figura de Gobernador Regional será la principal autoridad de cada una de las 16 regiones del país y quienes sean electos tendrán un período de cuatro años, pudiendo ser reelegidos solamente una vez.

Este fin de semana será la primera vuelta y, en caso de tener que ir a un balotaje, sería el 13 de junio del 2021.

Para Marcelo Mella Polanco, politólogo de la Universidad de Santiago de Chile, esta elección traerá cambios y el principal “tiene que ver con que va a existir una mayor presión presupuestaria para invertir en el territorio”.

En diálogo con Télam, el académico opinó que con esta jornada “la descentralización en Chile gana” y que los gobernadores electos “van a ser actores que sin duda van a ejercer mayor presión sobre los presupuestos centrales para poder tener mayor cantidad de recursos para proyectos y política de inversión a nivel territorial”.

En estas primeras elecciones regionales hay 90 candidatos de todos los sectores y se destacan dos grandes bloques: “Unidad Constituyente”, que aglutina a la mayoría de los partidos políticos opositores, y “Chile Vamos”, un conglomerado de partidos oficialistas.

Dentro de “Unidad Constituyente”, el partido que saldría mejor parado de esta jornada electoral sería la Democracia Cristiana (DC), organización que calcula ganar entre cinco a siete gobernaciones. El principal triunfo esperan que sea el de Claudio Orrego en la Región Metropolitana, la región más disputada y la más importante políticamente ya que incluye la capital, Santiago.

“Seríamos el partido con más ‘población gobernada’ del país”, comentó el presidente de la DC, Fuad Chahín, al diario La Tercera.

Dentro del bloque opositor están confiados de que pueden conseguir entre 10 a 12 gobernaciones de las 16 que se disputan.

Desde el oficialista Chile Vamos, en cambio, domina un escenario pesimista, en el que incluso algunos creen que es posible no ganar ninguna gobernación.

“Las expectativas no son muy favorables”, reconoció el presidente del partido Evópoli, Andrés Molina, a Tele 13.

Otro presidente de partido que pronostica que no tendrán un buen resultado es el de la pinochetista Unión Demócrata Independiente (UDI), Javier Macaya.

“Originalmente hubo poco interés de parte de la derecha en esta elección, no hubo tanta capacidad de que buenos candidatos se interesaran en competir”, comentó.

Hasta el presidente de Renovación Nacional (RN, el partido del presidente Piñera), Rafael Prohens, reconoció que “esta elección es una tarea difícil”. 

“En segunda vuelta, el resultado para nosotros es menos auspicioso”, agregó.

Según un estudio del diputado y sociólogo Pepe Auth, publicado en el diario El Mercurio a principio de abril, la derecha chilena “puede elegir entre cero y tres gobernadores regionales” y vaticinó: “El 80% de los chilenos, y quizás la totalidad, será gobernado regionalmente por líderes de la oposición al Gobierno de Chile Vamos”.

Pero el politólogo Mella Polanco destacó otro importante cambio al mapa político chileno que dejará estos comicios: “La elección de los gobernadores, genera de manera indirecta, mayor cantidad de liderazgos a nivel territorial y genera competencia”.

Incluso, fue aún más lejos y pronosticó que estos gobernadores “van a permitir de manera indirecta renovar en parte la elite política y muy probablemente generar nuevos liderazgos con respaldo partidario”.

Según el académico, esta elección también puede permitir una renovación de la élite política, que “no se ha renovado en las últimas décadas”.

“El malestar y el sentimiento anti oligárquico, anti elitista que existe hoy en Chile tiene que ver con esta permanencia o persistencia de la elite en posiciones de poder sin una necesaria renovación generacional, que también es fundamental para el buen funcionamiento del sistema político”, destacó.

La “joya de la corona” de la elección a gobernadores regionales será la de la Región Metropolitana, centro del poder político chileno, para la cual se presentan ocho candidatos de distintos partidos y bloques partidistas e independientes.

A pesar de haber ocho candidatos, las encuestas señalan como los máximos favoritos a Orrego de la opositora DC y Catalina Parot de la coalición oficialista Chile Vamos y dirigente de Evópoli.

En la Región Metropolitana “creo que hay que hacer una especie de Plan Marshall, un nuevo pacto en materia municipal y en materia territorial (…) y tener un mismo estándar” en las obras desarrolladas en las zonas acomodadas y en las populares, propuso Orrego, en conversación con el medio digital El Desconcierto.

Parot, una abogada y exministra de Bienes Nacionales en el primer Gobierno de Piñera, en cambio, tiene como banderas de campaña para la capital la disminución de “la delincuencia, el narcotráfico, la pobreza y la falta de empleo”.

“Hay más de un millón de personas en la Región Metropolitana que vive bajo el control del narcotráfico, es una situación grave que está afectando a municipios, partidos políticos e incluso el Poder Judicial. Si no tomamos acciones ahora estaremos en una situación aún más compleja”, destacó en una entrevista con el medio local El Dínamo.

Gracias por compartir "Noticias a tiempo"
Mostrar Más

Artículos Relacionados

Volver al botón superior